CREPUSCULO PARA AMAS DE CASA

POR QUE LA SAGA NO TIENE EDAD. Si piensas lo mismo,pasa y hablamos.

DISCUTIR, EN OCASIONES, UN PLACER.
por Tanya Cullen


Se dió la vuelta al sentir que yo le tomaba la mano e hice ademán de retenerlo a mi lado creo que yo tenia la absurda intención de impedir su huida por la ventana como si yo tuviera la suficiente fuerza para lograrlo.

Me senté en la orilla de la cama y le supliqué:- por favor no me dejes sola y no te vayas ahora estando furioso conmigo, si te vas me invadirán los remordimientos y me sentiré muy desgraciada.- No me pude contener, rodaron por mis mejillas unas lágrimas de dolor al imaginar pasar todo el resto del día o quizás mas tiempo sin él y peor aún sabiendo que el permanecía enfadado conmigo.

El se inclinó hacia mi, apoyó una rodilla en el suelo y la otra la mantuvo doblada mientras con su mano enjugaba mis lagrimas y me acariciaba, con la otra tomó mis manos.

-Por favor, no llores me partes el corazón, soy un estúpido he actuado de forma exagerada, no tenía porque reaccionar así. A veces me comporto como uno de tus amigos adolescentes e inmaduros. Lo lamento mucho – Y besó muy tiernamente mis manos.- Su rostro reflejaba un sincero arrepentimiento y pesar.

- ¿ Entonces quieres decir que me perdonas?- Esbocé una pequeña sonrisa mientras me reponía.

- No hay nada que perdonar.

Forzó un profundo respiró como si fuera necesario, como aceptando un suplicio y soltó de repente – Ya estoy preparado para que me cuentes todo lo que has tramado y no te dejes ningún detalle, me pone muy nervioso pensar que me ocultas algo.-

- Empezaré, pero con unas pequeñas condiciones, primero tienes que prometerme dos cosas.

- No, así no, siempre acabas liándome, ¿no puedes decírmelo sin mas?.¿Tan difícil resulta?

-Pues no te contaré nada, intenta descifrar mi mente si puedes, será la única forma de conseguir información.

-Esta bien! Me rindo eres incorregible. Pero antes ¿Cuáles son las condiciones? Pequeña Chantajista!.

- Una, que no puedes volver a enfadarte diga lo que diga y segunda, dime que sí, que aceptas y que vendrás conmigo y pondrás buena cara.

Hubo un gran silencio que invadió la habitación, alzó su cabeza hacia el techo mientras su mano derecha sostenía su mentón y el codo descansaba en su mano izquierda, permaneció durante unos segundos en esa postura meditativa con su mirada perdida y sus largos dedos de pianista repiqueteaban en su barbilla, aquellos segundos me parecieron eternos.

Suspiró-No se Bella juegas con ventaja porque no se a que estaría diciendo que sí, y ¿si estuviera diciendo que si a mi condena eterna o a mi destrucción? y ¿si lo que quieres es llevarme como cordero al matadero?- su voz sonó bastante irónica, su sonrisa le delataba que empezaba a divertirle la situación.

Me acerqué a su posición, di unos pequeños pasos hasta el centro de la habitación, puse mis manos a cada lado de su cara, le miré fijamente a los ojos. En la profundidad de sus ojos me perdí como si fuera la primera vez que veía mi rostro reflejado en ellos.

-¿No confías en mi? Me duele que dudes, yo jamás haría nada que te hiciera daño o que te pudiera perjudicar, solo te pido que me complazcas esta vez y te prometo que no volveré a pedirte nada mas.- Le hice unas miraditas suplicantes que yo sabía perfectamente que no resistiría. Yo era consciente que el era incapaz de negarme algo, la simple idea de decirme no yo se que le atormentaba, el me traería la luna si yo se la pidiera. Por eso sabía que accedería a mis peticiones, mis miradas sinuosas eran innecesarias.

Permaneció callado, se acercó aún mas, con una manó mesó mis cabellos y con la otra acariciaba mi hombro, apoyó su frente en la mía, su nariz rozaba la mía, su labios dibujaban una sonrisa pícara, su inesperada proximidad me perturbó tanto que incluso olvidé que mas quería decirle, su magnífico aroma empezaba a robarme la voluntad. Cuando regresé en mí me percaté de lo que él me estaba haciendo, aparté la mirada y como pude me deshice de él retirándome un paso hacia atrás y le reproché:- Has vuelto ha hacerlo, tratas de confundirme y utilizas tus encantos para hipnotizarme, tratas que olvide lo que he planeado para hoy, que sepas que ya no ejerces tanto poder sobre mi, tus técnicas de seductor apenas me han afectado. Tartamudee un poco al decir estas últimas frases.

Se rió a carcajadas, ¡Sigues siendo la misma mala actriz de siempre!El estaba encantado de si mismo.

Tenía razón, a quien pretendía engañar si todavía me temblaban las piernas, mi respiración sonaba entrecortada y mi corazón aún latía a prisa. Pero me molestaba que se riera a mi costa aunque tuviera motivos para ello. Su risa sonó tan fuerte que tuve que taparle la boca con la mano.

Shisss! Calla! Que vas a despertar a mi padre! Y tiene muy mal despertar y si te descubre aquí a solas en mi habitación seguro que te hecha a patadas y tapia la ventana y a mi me vuelve a castigar de por vida.

Nos callamos los dos de repente porque en la habitación de al lado se oyeron unos ruidos extraños. - ¿se habrá despertado?

Otras sagas

Otras sagas
VAMPIROS SUREÑOS de CHARLAINE HARRIS

VAMPIRE DIARIES de L.J.SMITH

Visitantes recientes


ESPERO QUE DISFRUTEN DE ESTE RINCON ...Y GRACIAS POR VISITARME

Vuelve cuando quieras Male ...

Vuelve cuando quieras Male ...

La inspiracion

La inspiracion
EDWARD CULLEN

Cuanto falta !!

Image and video hosting by TinyPic

Dejame tu opinion.

Visita estos blogs

Mi segunda casa...

Todo sobre Papa Cullen

FacinelliLatino

LAS ULTIMAS NOTICIAS

Robert...

Robert...
Bel Ami

new moon

new moon

ECLIPSE

ECLIPSE
FANTASTICA

Nuestras queridas visitas

Seguidores

Los culpables de esta locura.

Los culpables de esta locura.

Crepusculo

Crepusculo

La familia cullen

La familia cullen
Una imagen que encontre en un blog y me encanto.

En el baile

En el baile
Quien puede resistirse

Archivo del blog

Esta soy yo

CREPUSCULO

CREPUSCULO
EDWARD CULLEN

Nuestra pasión

Nuestra pasión

Esta es nuestra idea

Si eres 100% Crepusculera, tenemos mucho en comun.


Carlisle

Carlisle

Asi deberia esperarnos en casa

Asi deberia esperarnos en casa

Los mas bellos

Los mas bellos
poemas de amor