CREPUSCULO PARA AMAS DE CASA

POR QUE LA SAGA NO TIENE EDAD. Si piensas lo mismo,pasa y hablamos.

















Una historia de Tatiana Whitlock


3º Capitulo

Sin dolor

El resto del día fue muy hermoso la pasamos re bien, estuvimos caminando por la playa. Charlando de nuestras vidas, aunque la de él es más interesante de la mía.

Debo admitir que fue realmente raro estar con él y pasar un par de horas sin acordarme de Edward. En ese momento me empecé a cuestionar si de verdad podría superar su partida a quien sabe dónde. Tenía muchas ganas de andar en moto, pero por primera vez en semana tuve miedo de escuchar su vos, tuve miedo que el agujero de mi pecho se abra y volver a sentir ese dolor, no quería volver a sentirlo. Porque por primera vez en tanto tiempo me di cuenta de que me debería olvidar de él porque se fue, y no va a volver. Y para tratar de olvidarme de él lo primero que tenía que hacer es evitar la adrenalina. Evitar lo que me hacía acordarme de él, tratar de superarlo de comenzar mi vida otra vez. De superar las cosas. ¿Por qué tendría que sufrir? Si por más de que yo llore que sufra no sirve de nada, porque por más de que yo haga todas esas cosas él no va volver. Hacer eso a la única que lastima es a mí.

- Bella, se está haciendo tarde. Creo que deberías volver a tu casa.- era verdad no me había dado cuenta de la hora ni de lo tarde quera por estar metida en mis propios pensamientos. Se estaba haciendo tarde el sol estaba por poner y yo no quería estar aquí en la hora del crepúsculo, pero tenía miedo de estar en mi casa sola y de que me vuelva a doler el pecho.

- Está bien, volvamos. ¿Te llevo primero?- se río entre dientes.

- Sube a tu auto que vamos a tu casa.

En el auto viajamos en silencio, yo me siento cómoda en el silencio pero Jacob no parece que lo disfrute tanto. No sabía que decir ya habíamos hablado de todo hoy a la tarde.

- ¿Que vas a hacer mañana?

- ¿Mañana es lunes no?- ya no tenía idea de los días.

- Mañana tengo instituto y tengo que ir a trabajar- ¿que quería que hagamos?

- Ah- en ese momento llegamos a mi casa.- Bueno. Chau Bella.

- Chau Jake ¿Estas seguro que no quieres que te lleve? – puso los ojos en blanco.

Me acerque para saludarlo, para besar su mejilla y en un acto inesperado me dio un beso en los labios. Sus labios suaves y carnosos me hicieron dar vuelta la cabeza por lo que no fui capaz de reprocharle nada. Me corrí de sus labios, baje del auto y entre en mi casa. Mire por la ventana y Jacob ya había bajado del auto, ya se había ido.

La casa era un desorden estaba todo sucio, los platos sin lavar, el piso sucio y todo el living desordenado. Bueno no me podía quejar. Yo no estaba casi nunca en casa, porque estaba con Jake en la playa, en su casa o en cualquier lugar seguro para mí. Decidí que debería limpiar la casa. Comencé lavando lo platos, luego ordene un poco el sofá dejando todo bien lindo para cuando Charlie se siente y mire sus partidos, me empezó a hacer frío me puse lo primero que encontré, mi cazador, la cazadora que había olvidado en el auto de Jessica el día que me había encontrado con Edward en Port Ángeles, él día que él me había dicho que mis teorías eran ciertas que él es un vampiro. Un día que aun que intente no voy a poder nunca olvidar. Me empecé a sentir mal pero no me llego a doler el pecho. ¿Será verdad lo que siento? ¿Será verdad que me estoy recuperando de Edward? No sé porque pero pensar en eso me izo sonreís. No entiendo, Edward es una de las personas que más ame y pensar que me estoy olvidando de él me hace sonreír.

Termine de limpiar y subí a mi habitación sin saber qué hacer, sentí en mi nuca una gota de transpiración así que ahí tenia la respuesta a lo que tenía que hacer, busque en mi armario alguna ropa cómoda, agarre un pantalón de algodón y una remera verde de modal, busque la toalla y entre a bañarme abrí la ducha y el agua caliente salió. Era tan relajante ducharme, sentí que los músculos se me relajaban y que por unos segundo sentí que no tenía nada de qué preocuparme. Sentí que los problemas se iban con el agua hacia abajo, claro que a los pocos segundos eso se me paso y la cabeza me volvió a dar vueltas como al comienzo, aunque intente no pensar en ello.

Termine de bañarme me seque el pelo, me peine, y baje, Charlie ya había llegado.

- Hola papá. ¿Como estas?

- Hola Bells, cansado, ¿Como pasaste el día?

- Bien, estuve con Jacob en La Push.

- ¿Te la pasaste lindo?

- Si, estuvimos dando vuelta por ahí- lo dije con indiferencia - ¿Tuviste un día muy ocupado hoy?

- No realmente, las cosas están muy tranquilas los osos no al vuelto a aparecer.

Claro que estaba todo muy tranquilo. Si la pelirroja no andaba más por aquí ya que los chicos Quileutes la mataron. Por lo menos eso era algo bueno. Charlie ya no iba a tener más problemas por gente desaparecida y yo no iba a tener que dormir todas las noches con miedo y sabiendo que había varios lobos rondando cerca de mí casa.

- Eso está bien, un peso menos- Charlie sonrío.- Voy a preparar la comida ¿Qué tienes ganas de comer?

- La verdad es que no tengo hambre- eso sí que era algo realmente raro mi padre sin hambre, debía estar enfermo y mucho.

- ¿Te sientes bien?

- Si, comí pizza en la comisaría- me tranquilicé no estaba enfermo, aun que creo que me mintió. ¿Habrá pasado algo realmente malo?

- Eso está bien, me voy a acostar, yo tampoco tengo hambre. Buenas noches Char... Papá.

- Trata de no tengas pesadillas - Sonrío.

- Lo intentaré.

Subí la escalera y realmente no tenía hambre porque la verdad que las noches de estos últimos meses en que él se fue, solo comía para que Charlie no se sintiera tan mal y no tuviera otra razón para mandarme a vivir devuelta con René, pero nunca tenía hambre era realmente extraño porque dentro de mi había un vacío y ese vacío hacia que yo no tuviera hambre, algo sin lógica pero con tanta lógica a la vez.

Busque mi pijama que estaba en la silla mecedora, la mecedora donde cada vez que Edward se iba oficialmente para mi padre cuando subía aparecía allí sentado esperándome, me quede contemplándola unos segundos y me cambie con mi hermosa remera con agujeritos, me cepille los dientes y me acosté en mi cama.

Trate de no pensar en ello pero fue inútil, volví a pensar en Victoria y tratando de entender que un par de lobos hayan matado a Victoria no lo entendía ¿Cómo lo habían logrado? los vampiros son más veloces y más fuertes que los lobos. Los había visto actuar el año pasado en el accidente que tuve con James, pensar en ese me izo sentir triste. Me acorde de que Edward me había jurado que nunca me iba a deja, que promesa mas idiota. Me di cuenta de algo verdaderamente obvio, algo que no me había dado cuenta antes. Eso me izo aclarar la mente, fue como un flash, bueno no es que me aclaro, si no que me izo dar más dudas de las que tenia. Edward me había dicho cuando estamos en el hospital después del accidente que me caí de las escalera que lo mejor era que me fuera a vivir con mi madre porque lo que había pasado era por su culpa. ¿Y si Edward se fue nada más porque él creyó que me estaba protegiendo? ¿Y si al irse pensó que yo estaría mejor? ¿Y si de verdad me quiere pero me dejo nada más para mi bien? Este pensamiento me izo dar esperanzas de que de verdad él me quería y si él me quería de verdad en algún momento no soportaría estar sin mí y volvería. Pero si no es así, ¿si de verdad él me dejo porque se dio cuenta de que no me amaba? Entonces eso sería una ilusión, sería una fantasía seria la esperanza de que algún día Edward y yo estemos juntos. ¿Cuándo tiempo más tenias que esperarlo? Ya pasaron meses y el no volvió y aunque él me quiera yo tenía que hacer mi vida, ¿Por qué, que pasa si él no vuelve? ¿Que pasa si él de verdad no vuelve? En ese momento intente olvidarme de esa probabilidad y aferrarme a que él no me quería. Porque no quería volver a sentir ese vacío en el pecho, ese agujero que no quería volver a sentir nunca más.

Intente no pensar más en ese momento y me dormí.

Tuve un sueño muy raro muy triste y muy feliz, últimamente mis sueños tenían algo bueno algo malo. Estaba en el bosque, era un sueño muy parecido al anterior, estaba tomada de la mano con Edward. Es tan hermoso sus ojos eran de color negro, como el primer día que lo conocí, eso no me impidió sumergirme en sus ojos y verme reflejada. En ese momento vi, en el reflejos de sus ojos, que atrás mío estaba Jacob, en ese momento solté de la mano a Edward y le dije a Jacob Corre no hay tiempo.

No entendí lo que soñé ¿Por qué le solté la mano a Edward y le dije a Jake que corra? Si Edward no parecía que iba a atacar. No entendí nada.

Baje para asegurarme de que Charlie se fue y se había ido, me lave los dientes me peine me cambie y salí para el instituto. El auto estaba raro me parecía que alguien había tocado la batería. Seguro que Charlie creyó que me iba a escapar. Como la primera noche en que Edward se quedo- Suspire- Llegue al instituto y estacione en el lugar que encontré. Al bajar Mike estaba en la entrada, me pareció que esperaba a alguien y tenía razón me esperaba a mí.

- Hola Bella- sonrío parecía realmente ansioso y eso me dio miedo.

- Hola Mike, ¿como te pasaste el fin de semana?

- Bien, fuimos con todos los chicos a Port Ángeles, te llamamos pero no estabas ayer…

- Ah… Salí con un amigo- sonrío- con... Jacob ¿te acuerdas de él?- se borro su sonrisa en un segundo

- Sí, que lastima la pasamos realmente bien.

- Si me hubiera gustado ir ¿podríamos ir a La Push el sábado todos juntos? Hace varios meses que no vamos

- Si es verdad, Bella, es una gran idea se lo diremos a los demás, a menos que quieras que vallamos solos- sus ojos azules brillaron. Como podía tener todavía esperanzas.

- En grupo me parece mejor- resalte la palabra grupo.

Todo el día fue aburrido trate de prestar atención a las clases que quedaban en el día y pude lograr concentrarme. En el almuerzo no preste mucha atención a la conversación que tenían los chicos. Porque estaba como en otra. Hasta Mike me pregunto si es que estaba volviendo la Bella zombi, lo cual la palabra zombi me vino como anillo al dedo, pero no yo estaba bien solamente distraída, eso era algo que hace mucho tiempo no me pasaba. Toco en timbre y me dirigí a la clase de biología a mi asiento yo sola ya que él se había ido para siempre. Cuando tenía que pensar en él trataba de encajar como sea la palabra para siempre porque tenía que lograr convencerme de que no volvería y que se fue, por más que duela. Esas horas en biología, al principio se me hacían una tortura. Pero ahora no, no sé si es porque me estaba acostumbrando o porque ya no me dolía tanto que él no este, ninguna de las dos opciones me convencía. Cuando terminó la clase me fui a gimnasia donde me caí dos veces hasta que el profesor me dijo que me siente.

Cuando sonó el timbre para irnos fui unas de las primeras en irse no veía las horas en irme a mi casa, no porque tenga algo importante que hacer si no porque estar en el instituto no era algo que estuviese en mi lista de mis diez cosas favoritas. Salí hacia es estacionamiento y corría algo de viento. En mi coche me esperaba Mike con esos ojos azules tan lindos que tiene ¿siempre los tenía tan azules como hoy? ¿O era cosa del clima? Nunca me detuve a ver qué hermosos eran sus ojos, pero claro no se lo podía decir iba a quedar como un halagó y eso con Mike es dejar una puerta abierta sin cerrar.

- Bella, hable con los chicos y me dijeron que sí, bueno la mayoría.- ¿Qué si? No entendí.

- ¿Que si qué?-

- Que si quieren ir a La Push.- me había olvidado.

- Eso es Genil. ¿Quienes van?

- Ben y Ángela…Tyler y Jessica… y tú y yo- era obvio lo vio como una triple-cita. ¿Pero que iba a decirle? Traté de ignorar esa parte.

- Y los otros no…- me interrumpió.

- No quieren ir a la playa, me dijeron que arreglaron para ir a Port Ángeles.- sonreí.

- Bueno entonces ¿nosotros seis?-

- Si, nosotros seis. Antes que me olvide, mi mamá dijo que no hace falta que vallas en toda la semana a trabajar. Por el tema de los lobos no hay mucho trabajo y con mi mamá nos arreglamos. Bueno me tengo que ir.

- Adiós.

Bueno Mike había arruinado mi plan de distraerme después de clases durante toda la semana. Lo único que me podía salvar era que empiece a venir mucha gente cuando se enteren de que los lobos ya no andan trayendo más problemas. Pero lo más seguro es que eso pase dentro de un par de semanas cuando todo se normalice. Hasta entonces tendría que buscar nuevas formas de distracción.

Subí a mi coche, lo puse en marcha y me fui.

2 Y tu ¿que dices?:

Excelente, cariño. Me encantó. Muy bien con la puntuación y los guiones, resulta más atractivo a los ojos y más fácil de leer. Tienes talento, niña. Ahora ya sabes, a crear tus propios personajes.

TATHY POR FIN PUEDO LEERTE
GRACIAS POR COMPARTIR TUS SUEÑOS CON NOSOTRAS.



BESOS

Otras sagas

Otras sagas
VAMPIROS SUREÑOS de CHARLAINE HARRIS

VAMPIRE DIARIES de L.J.SMITH

Visitantes recientes


ESPERO QUE DISFRUTEN DE ESTE RINCON ...Y GRACIAS POR VISITARME

Vuelve cuando quieras Male ...

Vuelve cuando quieras Male ...

La inspiracion

La inspiracion
EDWARD CULLEN

Cuanto falta !!

Image and video hosting by TinyPic

Dejame tu opinion.

Visita estos blogs

Mi segunda casa...

Todo sobre Papa Cullen

FacinelliLatino

LAS ULTIMAS NOTICIAS

Robert...

Robert...
Bel Ami

new moon

new moon

ECLIPSE

ECLIPSE
FANTASTICA

Nuestras queridas visitas

Seguidores

Los culpables de esta locura.

Los culpables de esta locura.

Crepusculo

Crepusculo

La familia cullen

La familia cullen
Una imagen que encontre en un blog y me encanto.

En el baile

En el baile
Quien puede resistirse

Esta soy yo

CREPUSCULO

CREPUSCULO
EDWARD CULLEN

Nuestra pasión

Nuestra pasión

Esta es nuestra idea

Si eres 100% Crepusculera, tenemos mucho en comun.


Carlisle

Carlisle

Asi deberia esperarnos en casa

Asi deberia esperarnos en casa

Los mas bellos

Los mas bellos
poemas de amor