CREPUSCULO PARA AMAS DE CASA

POR QUE LA SAGA NO TIENE EDAD. Si piensas lo mismo,pasa y hablamos.


una historia de Tatiana Withlock

6º CAPITULO

Un mes después…

Me desperté y lo primero que hice fue mirar el reloj despertador y faltaban diez minutos para que me levante para dirigirme al instituto, me di cuenta de que justo hoy se cumplía un paso un mes, un mes desde que guarde a Edward en mi corazón para no dejarlo salir hasta que me sienta preparada para enfrentarme con él. A veces lo intento, intento recordarlo, intento recordar su voz pero no puedo no es que no puedo porque me hace mal, porque el agujero de mi pecho ya no me duele, no puedo porque lo recuerdo con dificultad su rostro es muy borroso y la voz es casi nítida no puedo recordarlo con tanta sencillez como hace un mes. Es triste dudar de que el existió porque sus recuerdos son como recordar una película vieja donde los actores ya no aparecen más en televisión y solo te acordase de unos gestos y muy poco de su voz. Lo peor es que nadie lo menciona, nadie se acuerda. Me resulta extraño que nadie se acuerde de él, de mis días como zombi, ni Jacob, ni Charlie, ni mis amigos se acuerdan de él y hace unos meses no había un día que no se lo mencionen. Al principio pensé que era un complot para que yo me sienta mejor, sentía que todos se habían puesto de acuerdo para no mencionarlo en mi presencia porque habían tomado conciencia de que me hacía mal, pero después caí en la cuenta de que ellos se olvidaron. Actuaban tan normal como sin cuidado a decir algo que me hiciera recordarlo como si ellos se hubieran dado cuenta de que lo supere pero que por las dudas no dicen nada. Lo peor es que hasta llegue a pensar de que él nunca existió de que era totalmente de otro mundo de que existan los vampiros, no le podía contar a nadie eso era un secreto a lo moriría antes que decirlo. Pero bueno, esto era lo mejor, eso lo había decidido porque eso era lo que él quería que me olvide de él y que siga mi vida como si él nunca hubiera entrado en ella como si en realidad él nunca hubiera existido. Por mucho que lo intentaba no había un día en el que no me acordara del nombre Edward Cullen pero era muy fácil distraerme y olvidarme de él, y seguir con lo que estaba haciendo pero nunca era nada interesante siempre era lo mismo, o Jessica en el teléfono, últimamente pasábamos horas hablando de los muchachos, o si haciendo las tareas del colegio y obvio que estando con Jacob. Jake al pasar de los días, de las semanas, se había convertido en la persona perfecta, sin contar con Edward, él era todo lo que necesitaba. Cuando estaba aburrida siempre sabía cómo encontrar algo divertido para hacer, cuando necesitaba un abrazó Jacob estaba, cuando necesitaba estar sola él sabía que tenía que darme un espacio pero siempre volvía porque sabía que no me gustaba estar mucho tiempo sola. Era como si Jacob se moldeara según mis necesidad como si el adoptara la forma o en este caso como si él adoptara la actitud que yo necesitaba que él tenga. En simples palabras el mejor amigo perfecto. Alguien golpeo la puerta.

- Bella, ¿Estas despierta? Es hora de que te vayas al instituto.

- Si, ahora bajo.

Escuche los pasos de Charlie que se dirigían a la escalera y luego se dejaron de escuchar. Me levante y me puse lo primero que encontré que fue un pantalón de jean y una remera verde, me peine o hice el intento y me lave los dientes. Baje muy despacio esperando a no ver a Charlie pero estaba en la cocina sentado leyendo el diario de hoy. Fui a prepárame el desayuno busque un tazón y le puse los cereales y la leche me senté justo enfrente de Charlie que me empezó a observar como desayunaba.

- ¿Algo anda mal?

- ¿Te refieres a porque estoy todavía aquí?- en realidad no era por eso sino porque me observaba tanto, pero me di cuenta de que se sintió perseguido cuando le pregunte si algo andaba mal y eso despertó mi curiosidad.

- Mmm... si. Es raro no tendría que estar en la comisaría Jefe Swan.- bromeé.

- En realidad a partir de hoy voy a empezar a ir media hora más tarde al trabajo.

- ¿Por qué?- lo miré fijamente a los ojos y cuando se encontraron con los míos mire hacia otro lado.

- Porque las cosas andan muy tranquilas, los lobos, osos o lo que sean no andan causando ningún problema y ya hace varias semanas de que no se los ha visto andar por el bosque… pero eso no significa que puedas entran en el bosque Bella.

- Ya lo sé papá.

Era totalmente obvio que no anden los lobos por el bosque porque desde que los vampiros dejaron Forks no había ninguna amenaza, no había razón para que los hombres lobos tengan que patrullar y proteger sus tierras y desde luego no había ninguna razón para que los guardabosques y la policía tengan alguna razón para preocuparse.

- Hablo enserio Bella, ya no anda habiendo ningún ataque y no quiero que si los ataques empiecen de nuevo sea a ti a la que ataquen.

- Papá no voy a volver a andar por…

- Prométemelo.

- Palabra de boy scout- me miro fijo a los ojos- te lo prometo.

- Bien, es hora de que te vayas Bells.

Agarre mis cosas y busque las llaves de mi auto, pero no las encontraba. Las busque por todos lados y nada. Hasta que llegue al punto de preguntarle a Charlie.

- Papá ¿Viste mis llaves?

- ¿Te fijaste en tu pantalón?- Me toque el bolsillo del pantalón y ahí estaban. Me asomé a la cocina para mostrarles las llaves a Charlie. Se volteo y puso los ojos en blanco.

- Toma- me arrojó una campera- afuera hace frío.

- Adiós papá.

Charlie me acompaño a la puerta y espero a que yo me suba a mi coche, luego lo arranque y mientras mantenía la mirada al frente veía por el espejo retrovisor que Charlie seguía en la puerta hasta que ya no me pudo ver y entro. Seguro que ahora eso era una nueva forma de proteger a su loca hija adolescente.

Cuando llegué al instituto me estacione en el lugar de siempre. Baje y un viento me golpeo todo el cuerpo, menos mal que me traje la campera porque si no me hubiera muerto de frío. Entre y me dirigí rápido a la clase de literatura y al entrar vi que en pizarrón decía EXAMEN. Me había olvidado que hoy tenía uno, el profesor empezó a repartir los exámenes y fui la primera en terminarlo. Aunque me había olvidado de que hoy tenía un examen no fue una dificultad porque ya hace dos semanas que vengo estudiando el tema, bueno cuando una persona tiene tiempo de sobra y no sabe qué hacer estudia o eso es por lo menos lo que yo, eso me pasa por no tener ninguna actividad extra después del instituto, hasta que llegue al punto de estudiar los temas del día, estuve considerando anotarme en las actividades extras que había después de clases pero todas eran de deportes y yo no soy buena en nada que tenga ver con ello.

Cuando me di cuenta ya era la hora del almuerzo. Al salir de clases me esperaba Jessica, fuimos las dos calladas hasta la fila para comprar nuestro almuerzo. Agarre una porción de pizza y una gaseosa y seguí a Jessica hasta nuestra mesa de siempre donde se encontraban Ben, Ángela y Mike. Nos sentamos y todos estaban hablado de lo maravilloso que fue su fin de semana y como no me interesaba de que ellos se enteren lo que yo había hecho me quede callada y miraba para otro lado.

- ¿Se enteraron de lo que paso con los lobos?- dijo Mike. Me voltee para mirarlo porque eso me llamó la atención.

- No ¿que paso?- dijo Ángela

- Bueno, me entere de que los guardabosques se encontraron con cinco lobos cerca de…

- Osos Mike son osos...- dijo Ben

- Bueno lobos, osos lo que sean. Lo que paso es que los guardabosques se encontraron con cinco lobos…

- Osos…- interrumpió Ben otra vez.

- ¡¡Para ya Ben!! Deja a Mike que terminé.- Dije yo y todos los se voltearon a verme. Mike asintió y siguió contando.

- Los guardabosques se encontraron con cinco lobos, osos o como quieran decirles, cercas de los senderos trataron de seguirlos pero los perdieron son muy rápidos y ya hace como dos semanas vienen los senderistas a comentarme de que se han encontrado con los lobos y la policía y los guardabosques no hacen nada. Pero se decidieron a hacerlo y se encontraron con cinco que huyeron.

- ¿Quién te contó todo esto Mike?- pregunto Jessica.

- Unos senderista hace unas pocas semanas cuando vinieron a comprar y los guardabosques advirtieron a mi mamá de los lobos para que tenga cuidado. Pero todavía no escucharon lo más loco porque cuando los senderistas o los guardabosques se acercan los lobos huyen y no se produjeron más ataques ni desapariciones.

Todos nos que damos en silencio hasta que sonó el timbre y cada uno de dirigió a su clase. Me resultaba raro todo, en primer lugar porque los protectores de La Push andaban dando vueltas por el bosque y si era verdad lo que paso. ¿Por qué Charlie me mintió? ¿Será todo una psicología inversa como hacen los padres de la televisión? Y Charlie nada más de dice que va a ir mas tarde a trabajar para asegurarse de que no valla al bosque. Todo esto era muy inquietante pero no le podía preguntar nada a Charlie por lo menos hasta saber cuáles son sus verdaderas intenciones al respecto. Entre a la clase de biología y me senté en mi lugar de siempre donde cada vez que entraba el lugar estaba vacío esperándome solo a mí. Me senté y deje mis cosas a un costado esperando a que el profesor entrara, entro y comenzó a dar la clase del día. Hice todo el esfuerzo que pude pero no me pude concentrar todavía seguía pensando en lo que paso en el almuerzo pero la única solución que encontré a las actitud de Charlie fue que él lo hacía nada más para asegurarse de que no me acerque al bosque y eso no era nada que me convenciera. Pero ¿Qué podía hacer? Ir a decirle lo que me dijo Mike, eso no era un opción pero lo que si podía hacer era ir y preguntarle a Jacob este fin de semana pero no podía esperar tanto tenía que ir hoy, seguro que eso a Charlie no le molestaría.

El día paso rápido cuando me quise dar cuenta estaba en mi casa apenas llegue telefoneé a Charlie.

- Jefe Swan.

- Hola papá soy Bella

- Hola Bells ¿Qué pasa?

- Te llamo para avisarte que me voy a ir a la casa de Jake a visitarlo.

- De acuerdo.

- No tardaré mucho.

- Tómate tu tiempo. Adiós.- Colgó.

- Adiós.

Era extraño de la manera en cómo me atendió Charlie, seguramente se habría enterado de los lobos y debe de estar con mucho trabajo. Me fui lo más rápido que pude hasta llegar a La Push, cuando llegue fue Billy el que se asomó por la venta y esperé afuera a ver si Jacob salía, pero no lo izo me acerque a la puerta y la golpee me abrió Billy.

- Hola Bella, pasa.

- Hola Billy, en realidad vengo a buscar a Jacob.

- El no está, salió hace unas dos horas ya debe estar por volver, pasa.

Cuando Billy estaba por cerrar la puerta escuche que alguien grito mi nombre me di vuelta y era Jacob que venía corriendo.

- Hola Jacob.- Me levanto y me dio un muy fuerte abrazo.

- Hola Bella, que alegría que estés aquí.

- No… puedo… respirar.- Me soltó con suavidad y se río.

- ¿Qué haces aquí?

- ¿Que es que ahora no puedo visitar a mi mejor amigo?- bueno igual tenía una razón.

- Claro, que puedes, es solo que me sorprende que vengas un día de semana.

- Bueno, pero si te vas a sorprender así voy a venir más seguido hasta que te canses de mí y me tengas que echar por la fuerza.

- Eso nunca sucederá Bella.- y me dedicó una enorme sonrisa.

- Eso ya lo veremos.

Nos fuimos a caminar por la playa para estar un poco más solos.

- Bueno Bella, a mi no me engañas ¿A qué viniste?

- Oh Jacob Black ¿tanto me conoces?

- Sí, eso parece. Sé que viniste por algo, pero no sé bien a qué.

- Bueno, en realidad, vine para estar contigo y no tener que repasar la clase del día ya que no tengo nada interesante en mi casa para hacer y también vengo para preguntarte algo- puso los ojos en blando.

- Bueno, está bien ¿Qué quieres saber?

- Bueno en realidad no es anda del otro mundo pero me gustaría saber. ¿Que andan haciendo en el bosque cerca del sendero? - se quedo callado y me miro con una sonrisa burlona- ¿Algo anda mal?

- No, Bella. Es solo que no se ¿Qué es lo que te preocupa?

- Lo que me preocupa es que los guardabosques y los senderistas los vieron y eso puede causar problemas.- él se río a carcajadas.

- ¿Y tu temes que nos hagan daño?- asentí- Hay Bella, la verdad es que te hubieras ahorrado de venir.

- ¿Ahora está mal que me preocupe?

- Que te preocupes por un par de armas si, aparte sabes que no dañamos a nadie.

- Si eso si lo sé, pero la verdad es que temo que les pase algo.

- Pfff... Bella si crees que un par de balas de plomo nos hagan daño no entiendo a qué clase de licántropos conoces.

- Bueno, bueno, tienes razón.

- ¿Conteste a tu pregunta?

- En realidad no- enarco una ceja- porque te pregunte que andaban haciendo en el sendero.

- Bueno, le verdad es que nada.

- Ah, o sea que andaban cinco lobos sueltos, cerca de un sendero donde está lleno de gente paseando y no están haciendo nada.- me miro fijamente a los ojos y suspiro- ¿Qué está pasando Jake? De verdad mataron a Victoria o ¿me estuvieron mintiendo todo este tiempo?

- Bella, no seas tonta. Si matamos a Victoria y nosotros no te mentiríamos, solamente patrullábamos por seguridad…

- ¿Seguridad de que?

- Déjame terminar, mira tú no sabes pero cada cierto tiempo tenemos que patrullar tenemos que asegurarnos de que no hay ningún peligro para nuestra tribu es solo precaución y ya lo estamos haciendo hace dos semanas nada mas por ser precavidos para que no se nos escape nada. Tranquila.

Bueno, Jacob me estaba diciendo la verdad y no había nada de qué preocuparme pero todavía seguí la incógnita de porque Charlie me mintió eso era algo que no tenía explicación, bueno seguro que la había pero todavía no la había descubierto, todavía.

- No me crees.- bajo la cabeza y se miro los pies.

- No, si te creo, es solo que me quedé pensando.- me miro con los ojos confusos

- ¿En qué?

- Es, solo que Charlie me miente.- me senté en la arena.

- ¿Por qué haría eso? Pensé que no había secretos… por parte de él.- lo que de mirando- ya sabes, no creo que le cuentes los secretos sobre los licántropos.- nos reímos.

- Es que supuestamente, no hay nada interesante en el trabajo y empezó a ir media hora más tarde al trabajo.

- Ah, y eso te llama la atención porque…

- Porque hay cinco lobos por los senderos y la policía y los guardabosques andan detrás de ellos y por casualidad de la vida Charlie no tiene nada de mucha importancia en el trabajo.

- Ya veo tu punto- se río- ¿y cuál crees que es tu conclusión?

- Por el momento es que me dijo eso es para que no me asegurarse a que no me acerque al bosque.- se río.

- Yo creo que Charlie se compro una revistas de cómo controlar a tu hija adolescente.

- Ja ja… muy gracioso.

Durante toda la tarde nos quedamos sentado en la arena conversando de un montón de cosas sin mucha importancia, eso me hacía sentir bien porque me hacia olvidar de que Charlie me mentía. Cuando terminábamos de hablar de algún tema tenía la esperanza de que Jacob mencione a Edward pero no lo hacía, eso era algo que me hacía sentir mal porque con el pasar de los días aunque sea un poquito empezaba a dudar de que él allá sido real. Se hizo tarde y me tuve que volver a casa.

- Me tengo que ir Jake, es tarde.

- Bueno, te acompaño.- me sonrío.

- No es necesario Jacob, no me va a pasar nada.

- Pero de verdad puedo hacerlo, y por ahí Charlie me diga a que se debe que te mienta.

- No creo que lo haga.

- Pero puedo hacer él intento y por ahí se acuerde y le cuente a Billy- bueno en eso tenía razón.

- De acuerdo vamos, pero háceme un favor anda vos en tu coche-Frunció las cejas.

- ¿Por qué?

- Porque no me gustaría explicarle a mi papá porque cuando te vayas tengas que irte corriendo y no en tu auto.

- Tienes razón, aunque sería muy chistoso que cuando me valla tenga que irme corriendo y ver su cara- nos reímos.

El viaje fue muy silencioso, veía que Jacob me seguía por atrás en su auto hasta que llegamos y cuando miraba por el espejo retrovisor me hacia caras. Cuando estábamos llegando me di cuenta de que el auto patrulla no estaba y eso significaba que tampoco llegó Charlie y tendríamos que esperarlos. Por un lado es era bueno, porque por ahí ahora si se estaba haciendo cargo de las tarea de la comisaría y se estaba ocupando de los lobos.

- Llegamos- me dijo Jacob

- Eso parece.

Cuando estaba por entrar vi que un auto se acercaba a casa Jacob se asusto y se dio vuelta como para defenderme, me quede mirando el auto que se acercaba a casa pero no sabía quién era hasta que llego a un punto que pude reconocer el auto, era Charlie. Jacob se relajo y se dio vuelta.

- Calma, Jake, es solo Charlie.

Los dos nos quedamos esperando a que Charlie baje del auto para saludarlo.

- Hola Chicos ¿Qué hacen?

- Hola papá, recién llego de la casa de Jake y él me acompaño a casa.

- Eso me parece bien, pasa Jacob entra - sonrío Charlie.

- Está bien.- Primero entre yo, luego Charlie y me quede esperando a que entre Jacob, él se quedo mirando hacía a fuera como si hubiera algo.

- ¿Sucede algo Jacob?

- No, nada.- Sabía que no me diría lo que ocurría delante de Charlie.

- Entonces pasa Jacob ¿Quieres algo de beber?- dijo Charlie.

- En realidad no, se me olvido que tenía que regresar rápido a casa porque tenía Quil me espera para ayudarlo a arreglar con su auto.-

Charlie fue a fuera a despedirlo y yo lo seguí, pero de repente sonó el teléfono, agradecí que lo allá hecho porque eso me daba pie a irme y para que Jake hable con mi padre. Corrí hacía el teléfono y agarre el auricular

- ¿Hola?

- Hola Bella, Soy Ángela - su vos era totalmente desanimada.

- Hola Ang ¿Estas bien?

- No, en realidad no, Ben me dejo- sentí como sus lágrimas caían.

- ¿De verdad?

- Si, y te quería preguntar si podía ir esta noche a dormir a tu casa, no quiero que mis hermanos me vean de este modo, claro que si es que tu quieres.- no lo dude ni por un segundo.

- Claro, ven ahora si quieres.

- De acuerdo, ¿No tiene problema Charlie?

- No, claro que no. A él le gusta que vengas y este con mis amigas.

- Está bien. Ahora salgo para allá.

Corrí hacía la puerta pero Jacob. Ya se había ido.

- ¿Se fue?- asintió- papá me llamo Ángela, y la invite a dormir, es que corto con el novio.- un brillo en los ojos de Charlie relampagueo- ¿Te molesta?

- No, eso me parece genial.

- Gracias.

Cocine la comida mientras esperaba a que Ang venga. Comimos en silencio y no veía las horas de ver a Jacob para que me cuente que le dijo a Charlie. Cuando termine de comer lave los platos y subí a mi habitación y la empecé a acomodar le hice un espacio en el suelo para que ella se pueda acostar y traje un colchón viejo de la habitación de Charlie. Escuche que alguien subía a mi habitación y me imagine que era Charlie. Me di vuelta y era Ang con los ojos rojos como si hubiera llorado dos semanas seguidas y con una pequeña mochila, seguramente tenía mejor aspecto que yo cuando Edward se fue. Golpeo la puerta y la abrase con fuerzas sabiendo que eso era lo mejor no decir nada esperar a que ella dijera algo, me hacía sentir lástima lo que le pasaba porque era algo totalmente horrible que la persona a la que mas amas deje.

- Gracias Bella, por estar.

- No te preocupes siéntate ¿Quieres tomar o comer algo?

- No gracias no tengo ganas de comer ni de tomar nada tengo un nudo en la garganta que apenas me deja respirar.

- Créeme que te entiendo, ¿Quieres contarme lo que pasó? Creo que es mejor que desahogues conmigo.

- Está bien, durante unos días el estaba algo decaído actuaba raro y no entendía por que cuando lo llamaba me atendía la mamá y me decían que él no estaba. Y hoy a la tarde te estuve llamando todo el día y no te encontré, el después de clases me dijo que no quería estar más conmigo porque le gustaba otra persona, le dije que estaba bien y que no me molestaba y le agradecí por decírmelo y quedamos como amigos, no quise que me vea débil delante de él.

- Bueno, Ang, por lo menos te lo dijo y no te enteraste por otros.

- Si eso está bien, pero lo que más me duele es que yo no fui suficiente para él de que yo no le di lo que el necesitaba y de que le falle y es culpa mía.

- No es tu culpa Ang.

- Si lo es Bella, pero ya esta, lo peor es que tengo miedo de quien este enamorado.

- ¿Él no te lo dijo?- me negó con la cabeza.

- Y tampoco le pregunté, es todo muy duro.

- Lo es, pero lo vas a superar, hay muchos chicos en el mundo.

- Pero no hay nadie como él.

- Pero seguramente hay mejores.

- No lo sé, Bella.

- Pero eso lo dices porque todavía no conoces a la persona indicada para vos ya la vas a encontrar- la abracé

Nos quedamos hasta tarde hablando sobre que Ben la había dejado por otra. Ella no menciono a Edward en ninguna parte de nuestra conversación y yo tampoco lo quise hacer, solo le decía que entendía porque ella estaba pasando nada más y trataba de dar los mejores concejos. Aunque esos concejos también lo debería escuchar yo, porque de alguna forma a mí también me habían dejado. Pero eso era algo muy difícil ¿adonde encontraría otro vampiro tan perfecto como él? Ángela no paraba de llorar sufría un montón por Ben y lo peor de todo es que mañana lo volvería a ver. ¿Qué hubiera pasado si Edward me dejaba y no se iba? Lo tendría que ver todos los días y saber que él nunca sería mío, eso seguramente era mejor que tener recuerdos borrosos y hasta llegar a dudar que él exista. Lo bueno era que Angela de algún modo podía hablar con alguien, aunque ese alguien sea yo, yo hasta el momento solo pude hablar con Jacob, que era un licántropo, y solo hablamos muy poco porque me hacía mal y ahora que estaba recuperada el hacía como si Edward nunca hubiera existido. Yo no tuve la posibilidad de desahogarme, como Ángela, con una amiga de verdad, por ahí si hubiera podido hablar con alguien no hubiera caído en un depresión total de zombi mirando a una ventana como las personas mayores. Pero yo sabía que Ángela se iba a recuperar porque si yo lo hice ella lo haría diez veces mejor.

Cuando decidimos acostarnos yo podía escuchar como sus lagrimas mojaban la almohada y no entendía como ella podía dejarse llevar por el sufriendo y por los recuerdo, si yo hubiera hecho eso seguramente me hubiera muerto. En ese momento me quede dormida.


2 Y tu ¿que dices?:

YA LO LEIIIIII, TATHY MUIY BIEN ME GUSTO EL CAP. MMM ME DEJARAS EN SUSPENSO QUE VIGILITAN LOS LOBOS.


UN BESO

Hola Tathi,
Por fin termine de leer tu historia, me gusto mucho! Felicitaciones! Quedo intrigada! Un abrazo.

Otras sagas

Otras sagas
VAMPIROS SUREÑOS de CHARLAINE HARRIS

VAMPIRE DIARIES de L.J.SMITH

Visitantes recientes


ESPERO QUE DISFRUTEN DE ESTE RINCON ...Y GRACIAS POR VISITARME

Vuelve cuando quieras Male ...

Vuelve cuando quieras Male ...

La inspiracion

La inspiracion
EDWARD CULLEN

Cuanto falta !!

Image and video hosting by TinyPic

Dejame tu opinion.

Visita estos blogs

Mi segunda casa...

Todo sobre Papa Cullen

FacinelliLatino

LAS ULTIMAS NOTICIAS

Robert...

Robert...
Bel Ami

new moon

new moon

ECLIPSE

ECLIPSE
FANTASTICA

Nuestras queridas visitas

Seguidores

Los culpables de esta locura.

Los culpables de esta locura.

Crepusculo

Crepusculo

La familia cullen

La familia cullen
Una imagen que encontre en un blog y me encanto.

En el baile

En el baile
Quien puede resistirse

Esta soy yo

CREPUSCULO

CREPUSCULO
EDWARD CULLEN

Nuestra pasión

Nuestra pasión

Esta es nuestra idea

Si eres 100% Crepusculera, tenemos mucho en comun.


Carlisle

Carlisle

Asi deberia esperarnos en casa

Asi deberia esperarnos en casa

Los mas bellos

Los mas bellos
poemas de amor