CREPUSCULO PARA AMAS DE CASA

POR QUE LA SAGA NO TIENE EDAD. Si piensas lo mismo,pasa y hablamos.

Mi niña que seas muy feliz en este día , que recibas muchas bendiciones y tengas una gran celebración junto a tú familia....ya sabes q eres nuestra regalona y la mas talentosa
un beso!!!!!


una historia de Tatiana Withlock

5º CAPITULO

Orgullosa

Por fin llego el sábado, estaba re contenta porque podría pasar una tarde con mis amigos del colegio, y que casualmente me encontraría con Jacob y sus amigos en la playa.

Me cambie lo más rápido que pude, desayune con un café con tostadas y espere a que me venga a buscar Mike. Lo bueno era que solo me iba a llevar ya que a la vuelta vendría Charlie a recogerme a la playa y lo más seguro es que nos quedemos a comer en la casa de los Black. Hoy iba a ser un día genial y con suerte mañana también lo sería porque vería a Jacob otra vez, lástima que el lunes volverá a ser una semana aburrida y rutinaria pero como hoy era sábado no quería pensar en el lunes.

Sonó la bocina y era Mike. Agarré un bolso que había preparado. Abrí la puerta y estaban todos esperándome. Ese día no hacía frío y me quede sorprendida al ver que había sol, no podría a ver un sábado más perfecto que el de hoy. Subí y salude a todos y me toco el asiento del copiloto junto a Mike. Todos iban conversando sobre el clima y sobre si habría olas, pero ninguno de las charlas me interesaba. Fue raro que ese día estemos todos en pareja, me refiero a que somos la misma cantidad de chicos y chicas. Luego todos se quedaron en silencio. Tuve la sensación de que esperaban que yo dijera algo, y sentí que por atrás intercambiaban miradas como diciendo ¿Por qué no habla Bella? O ¿Qué le pasa a Bella? Debería decir algo pero no se me ocurría nada y era tonto hablar en este momento sobre el instituto ¿Qué clases de adolescentes hablan sobre el instituto un día sábado? La respuesta era obvia, yo solo podía pensar en eso un día tan maravillosos como hoy.

Llegamos a la playa y todos comenzaron a bajar del auto. Baje mi bolso, y el cesto de comida que había preparado Ángela. Nos acomodamos a las orillas del mar para tener una mejor vista y “vigilar” a los chicos para que no se ahoguen. Ben, Tyler y Mike fueron a surfear mientras que nosotras, Jessica, Ángela y yo, nos quedamos sobre un mantel sentadas mientras mirábamos a los chicos. La verdad que era muy divertido ver los en la tabla de surf, porque se caían y en Ángela se sonrojaba cuando Ben le guiñaba el ojo. Luego Jessica se canso de hablar sola, bueno en realidad estaba hablando con Ángela y conmigo pero solo sonreíamos y la mirábamos ya que de lo que hablaba a ninguna de las dos nos interesaba, por eso ella también decidió ir se a surfear.

Así que me quede sola con Ángela estuvimos un buen rato en silencio, solo mirando hacía mar y cada una pensando en sus cosas. Empecé a ponerme impaciente por qué Jacob no venía. Entonces me acorde que un día como hoy hablamos por primera vez, después de mucho tiempo, y estuvimos solos, era raro porque fue como el primer día yo vine aquí con mis amigos y él con los suyos, empezamos a hablar y nos hicimos amigos, y también un día como hoy él me contó la verdadera historia de los Cullen, claro que sin saber era verdad.

Suspiré y Ángela lo noto.

- ¿En qué piensas?- Agradecí que ella me allá interrumpido, porque si no hubiera comenzado a pensar en lo que no quería pensar.

- En que el año pasado, un día como hoy, fue mi primera salida en grupo con ustedes- no le había mentido pensaba en eso.

- Si, es verdad. Sabes que Bella te ves bien- sabía que se refería al tema de los Cullen pero intente hacerme la desentendida.

- Gracias, me gusta este pantalón.- puso los ojos en blanco.

- Me refiero a tú estás bien, hace unos meses estabas vacía, no hablabas, solo asentías y sonreías. Lo mismo que hacemos cuando Jessi no habla de algo que no nos interesa. - Nos reímos.

- Hago lo que puedo.- intente hacer una sonrisa pero no me salió. Hablar de este tema con alguien como Ángela, no me gustaba.

- Pero… ¿Estas mejor?- En otras palabras estas mejor ahora que antes cuando eras una zombi.

- Mejor.- Asentí.

Ángela se dio cuenta de que no quería seguir hablando del tema y no me dijo nada más.

Empecé a mirar por mí alrededor para ver si Jacob venía pero no veía nada solo arena y los gritos en el agua, nada más.

- ¿A quién buscas?- una de las cosas que tenía Ángela era que siempre estaba muy atenta a todo.

- Ah nadie, solo miro- no fue del todo una mentira.

Me di vuelta y solo mire el mar, el mar azul y el sol. Respire hondo. Y una voz me hablo y me puse súper feliz.

- Bella…

- Jake ¿Qué haces aquí?- me reí entre dientes.

- Paseando, ¿vos?- el también se río.

- Paseando.

- Sabes… necesito hablar con vos.- Mire a Ángela, aun que quería salir corriendo con Jake no podía dejarla sola

- Anda tranquila.-sonrío con una mirada como diciendo yo sabía que esperabas a alguien.

Habíamos llegado a nuestro árbol, en el que hablamos por primera vez después de tanto tiempo, todo este día fue como un verdadero déjà vu, este día fue como el año pasado la primera vez que salí con mis amigos y que hable con Jacob después de tanto tiempo y él me contó la verdad sobre los Cullen sin saberlo. Pero aun que todo era muy similar había algo que no ocurriría en los próximos días porque no iría a Por Ángeles y Edward no sería mi Héroe otra vez. Sin darme cuenta deje que esos recuerdos me invadan pero no paso nada porque no me dolió el pecho ni tampoco me tire al piso a retorcerme de dolor; no paso nada solo fueron recuerdos que parecían totalmente lejanos parecían solo un buen recuerdo, una buena experiencia y eso fue algo que me hizo sentir bien porque significaba que volví a dar un paso realmente grande logre que los recuerdos de Edward ingresen a mí y no me retorcí de dolor, eso me hizo sonreír y mucho.

- En qué piensas Bella…- ¿Por qué justo este día me hacían la misma pregunta?

- Me acuerdo que el año tuvimos la primera conversación larga nosotros dos- baje la mirada y me ruborice.

- Es verdad…- me miro y no comprendí lo que me estarían queriendo decir sus ojos. No quise preguntar en que estaba pensando él…

- Jake… ¿de qué era lo que querías hablar? - Sonrío tuve la esperanza de que sea algo bueno.

- De nada… pero sabía que me estabas esperando porque querías estar conmigo y te salve de tu amiga.- puse los ojos en blanco- ¿Me equivoque?

- No, me salvaste, eres mi héroe.- me reí.

- Sabes, tienes razón un día como hoy nos conocimos… y hablamos “por primera vez”… ¿Te acuerdas de ese día? - asentí- Fue cuando te conté la verdad de lo que soy sin querer y lo que es tu… lo siento.- no quería hablar de eso pero porque no hablarlo hoy supere que los recuerdos y no paso nada. Porque no puedo probar que pasa cuando hablo de él, total si pierdo todo lo pierdo ahora y no me ando inventando falsas esperanzas.

- No te disculpes… ya no me duele tanto.- me miro sorprendido. Como buscando el rastro de sarcasmo que tenía mí voz pero no la iba a encontrar porque en mi vos no había sarcasmo.

- ¿de verdad? - Asentí.

- Si, ya no me duele tanto.

- Eso es genial. Significa que lo estas superando- En sus ojos resalto un brillo.

- Supongo que sí, eso es bueno.

- Si Bella, el te hizo mucho daño- no conteste- Me gustaría saber algo… pero tengo miedo de que te duela.- yo también tengo miedo de que me duela me gustaría decirle pero no era conveniente. No sabía que decirle pero ¿a que le tenía miedo? Estuve como 3 meses zombi y ¿no me iba a aguantar una curiosidad?

- No importa, pregúntame.

- Ellos dijeron que se fueron a Los Ángeles pero no creo que se hayan ido por trabajo y me gustaría saber ¿Por qué se fue? - Respire hondo y conteste.

- Edward… se fue porque se dio cuenta de que no me quería.- Me quede quieta esperando a que el dolor me invada y se habrá con fuerzas el agujero de mi pecho pero no sucedió porque no dolió y sin darme cuenta sonreí eso a Jacob lo hizo sentirse de verdad bien.

- Que estúpido, yo nunca te hubiera…- lo interrumpí.

- Lo hiciste…- me miro fijo.

- Era por tu bien- me reí.

- Estuve en una casa con siete vampiros, me quisieron matar tres vampiros y tu ¿eras peligroso y era por mi propio bien?- me reí él se quedo quieto- estaba bromeando.

- Lo sé, pero ahora que lo dices fue muy tonto en dejarte…

- Si es verdad, bueno no sabías, igual eso ahora no importa.

- Me pone feliz que no te duela.-

- A mí también- sonreí. ¿Pero de verdad me ponía feliz? La repuesta más obvia sería que si pero no estaba segura y no quería ponerme a debatirlo en este momento espere toda la semana para estar con Jacob y no quería desperdiciarlo ahora.

Empezamos hablar de lo que ocurrió en la semana me contó que se peleo con Jared pero cuando se dio cuenta de que me hacía estremecer cuando me contaba algo así no me dijo nada más y nos quedamos en silencio y me di cuenta de que yo era la que lo tenía que romper el silencio.

- Sabes Jake… esperé toda la semana por volver a verte- me arrepentí cuando terminé de decirlo.

- Yo también, no me gusta pasa mucho tiempo sin verte…- me miro a los ojos- es raro, se me ha hecho mucho una costumbre.… que te parece si ¿mañana vamos a andar en moto?- No, eso era demasiado, yo no podía eso sí que me destruiría porque estaría teniendo mucha adrenalina y eso a mí me haría morir después de tanto tiempo y ahora sí que estoy más segura que nunca que a Edward lo estoy superando pero que podría pasar si lo escucharía su voz aterciopelada me destruiría por dentro y tendría que volver a empezar de cero pero… por otra parte el día de hoy había sido muy satisfactorio hice cosas que pensé que en unos cuantos meses no lo haría y aquí estoy. Así que si el dolor tenía que volver que vuelva ahora.

- Eso me parece bien- sonreí-¿Solo nosotros dos?- era obvio pero quería asegurarme de que estaríamos solos.

- Si, o ¿con quién quieres estar?

- A ver déjame pensar…- le sonreí- lo siento pero verdaderamente quiero estar con, como se llama este chico que vive en La Push…- se quedo duro.

- ¿Quil Ateara?

- No, mmm, con Jacob Black ¿lo conoces?

- Si, es un tipo muy copado- se río.

- ¿De verdad?- como si habría que confirmar eso.

- Si, y él me contó que le encantas- me miro a los ojos y yo sostuve su mirada.

- Es lindo, aun que creo que tomo hormonas para el crecimiento, ese chiquitín no puede tener ese cuerpo y tener dieciséis - nos reímos y nos quedamos en silencio.

- Bella, te quiero- lo mire a los ojos.

- Yo también- el me miro y me sostuvo la mirada.

Se acerco suavemente sin dejar de mirarme a los ojos, corrió un mechón de mi cara y lo puso detrás de mi oreja, eso me izo dar escalofríos pero no importo, con su mano tomo mi cara y sin dejar de mirarme se acerco mas a mi yo lo tome por su hombro y me acerque más; por unos segundos nos miramos y cerró sus ojos y se acerco mas sentí su aliento era algo que me hacia suspirar entonces sentí sus labios en los míos eran tan cálidos y suaves. Pero en ese segundo alguien nos interrumpió.

- Bella… o lo siento- ¿Por qué tenía que venir a interrumpir en este preciso momento? Era Mike Newton.

- No pasa nada, ¿Qué quieres?- mi voz sonó desafiante.

- Lo siento si interrumpí algo, te quería avisar que ya nos estamos por ir... ¿vienes?- sentía que estaba demasiado orgulloso por a ver interrumpido este momento con Jake, eso me hizo sentir un poco mal y tenía una sonrisa con los ojos brillantes en su cara.

- No, Charlie vendrá a buscarme a la casa de los Black.- eso borró automáticamente sus sonrisa.

- Bien, adiós- Dejó un bolso en el suelo, no me había dado cuenta que lo tenía.

Se fue maldiciendo pero no se que dijo y era mejor no saberlo. Mire a Jacob que tenía los ojos cerrados tratando de concentrarse para no tener que entrar en fase. Estaba temblando. Espere unos minutos y se relajo abrió los ojos y me miro sin decir nada.

- Jake… ¿tienes tanto frío que tiemblas?- trate de suavizar las cosas no quería emporrar la situación.

- Agradece que ese chico se fue rápido porque lo hubiera matado- Pobre Mike, siempre se elegía enemigos que lo quería matar ahora era Jacob el segundo dispuesto a matarlo de verdad.

- Bueno, ya está ya paso, no importa.- Aun que de verdad que importaba.

- Bella, creó que deberíamos volver…- su mirada se perdió en los árboles, seguro que miraba algo que yo no podía ver.

- ¿Por qué, que pasa?- me miro con un poco de indiferencia.

- Llego Charlie- me levante y agarre el bolso con mis cosas que me trajo Mike.

Jacob se levantó y fuimos en silencio caminando hasta su casa. No me di cuenta pero ya estábamos enfrente de su casa. Charlie estaba con Billy, parecía que nos esperaban y en el fondo de su casa parecía que aullaban. Charlie miro perplejo como si hubiera lobos.

- Son los chicos- le dijo Billy a Charlie y él rostro se le relajo.

- Hola papá.

- Hola Bells, hola Jacob.

- Hola Charlie ¿Cómo estás?

- Bien, ¿Cómo te la pasaste hoy?

- Estuvimos todo el día en la playa y como a la hora y media me encontró Jacob.

- ¿Estuviste con Jake, todo este rato?- asentí.

- Eso está bien.- con Jacob nos miramos con una mirada cómplice y seguimos a Billy y Charlie que se dirigían adentró.

Después de eso no hable en toda la noche solo miraba a Jacob de vez en cuanto y él me miraba como queriendo decirme algo pero no podía porque había mucha gente. Charlie y Billy hablaron toda la noche de los partidos y que tenía muchas ganas de ir a pescar, y hablaron de lo mucho que extrañaban a Harry Clearwater. Decidieron que mañana iban a venir a casa para ver los partidos de mañana, que yo no tenía ni idea de cuales eran, pero eso me gusto porque tendríamos mayor tranquilidad para andar en moto.

Después de eso nos fuimos. Me despedí de Jacob y Billy. Nos fuimos en el auto patrulla porque a la ida me había traído Mike.

El viaje en el auto fue muy tranquilo no hablamos de nada en especifico lo único que me dijo Charlie fue si me había divertido y le conteste que si y nada más. Por suerte Charlie era una persona que le gustaba estar en silencio y eso me gustaba mucho seguro que de él herede eso. Cuando bajamos del auto entramos a casa Charlie se sentó en el sillón y yo aproche la oportunidad para preguntarle lo de mañana.

- Papá, ¿puedo ir mañana a La Push?

- ¿Otra vez? ¿en qué andas con Jacob?- Se río ¿Jacob era tan obvio que hasta Charlie se daba cuenta?

- En nada… es que no me quiero quedar en casa mañana. No quiero molestar cuando venga Billy.

- No molestas Bella.

- Bueno, pero no quiero estar sola y aburrida en mi cuarto.-

- De acuerdo.- listo ya me dijo que sí. Me di vuelta para irme a acostar pero antes Charlie me pregunto algo.

- ¿que pasa entre ustedes dos?- Si confirmado Jacob era demasiado obvio. Me sorprendí mucho con esa pregunta no sabía que decir.

- ¿entre quienes?- era mejor hacerme la desentendida.

- Entre Jacob y tú.

- Nada, solo somos amigos- era verdad no confirmamos nada.- ¿Por qué?

- Porque, he visto la forma en que el te mira y pasas mucho tiempo con él…

- No, solo somos amigos- lo dije con un tono exaltado me miro a los ojos- él me hace bien.

- Bueno, buenas noches- creo que eso era lo único que tenía que decirle no tendría que explicarle nada él entendía a que me refería.

- Buenas noches.

Subí las escaleras y cuando me día cuenta ya estaba en la cama con el pijama puesto y los dientes cepillados.

Quería dormirme lo más rápido posible y no pensar en el día de mañana, en lo que va a ocurría si escuchara su voz, seguramente me caería en pedazos sobre el suelo. No sabía que iba a ocurrir pero la respuesta era demasiado obvia pero igualmente no supe que contestarme a mi misma porque tuve miedo de lo que ocurrirá. Pero una parte de mi sabía que estaba en lo correcto al subirme mañana a la moto porque era mejor matar todas las esperanzas ahora y no dentro de unos meses cuando me sienta verdaderamente preparada para enfrentarme a su voz, a su fantasma ¿Por qué qué pasaría si dentro de unos meses me enfrentara a su voz? me destruiría, me dolería y verdaderamente me decepcionaría más de lo que estoy. Tengo que enfrentar la adrenalina tengo que ser fuerte, más fuerte de lo que soy y lograr enfrentar el fantasma de su voz. Esa voz que me hacía feliz porque sabía que el existía que él era real además Jacob, Charlie y mis compañeros del instituto seguían recordándolo seguían sabiendo que él existía y que él se había ido para siempre. En ese momento me di cuenta de que estaba tratando de superar la voz de un fantasma, ese era mi miedo escuchar su voz, escuchar a mi subconsciente. Mi miedo era una voz creado por mis recuerdos por mis suposiciones de lo que diría él si estuviera conmigo. Le tenía miedo a escuchar su voz tan perfecta y que en ese momento el agujero de mi pecho se abra y tirar abajo todo lo poco que pude construir. En ese momento me pregunte ¿Qué pasaría si el vuelve, si lo volviera a ver y a escucharlo? Posiblemente me moriría de felicidad, verlo y escucharlo me harían sentir viva de todo, si esa sería mi reacción ¿Por qué trato de evitar su voz? Para olvidarlo, ¿como podía olvidarlo? Si él era la persona que amaba. En ese momento me di cuenta que era algo tonto olvidarme de él porque era el amor de mi vida la persona a la cual estaba dispuesta y estoy dispuesta entregar mi alma. No podía olvidar del todo Edward era parte de mi y cuando se fue se llevo una parte de mi con él. Pero ¿Qué podía hacer? Recordarlos con todas mis fuerzas, llorar, recordad todos los momentos de felicidad junto a él y dejarlo ir. Edward me dejo porque se dio cuenta de que ya no me amaba y se fue a hacer su propia vida a otra parte del mundo lejos sin mí. A él quería que yo fuera feliz que arme mi vida y que él no esté en ella. Debía dejarlo ir dejarlo ser feliz y tratar de guardar sus recuerdas en una caja fuerte en mi cabeza donde siempre sabría que el existió y nunca me olvidaría de él, por eso dejarlo ir, dejarlo ser libre y no sufrir no es olvidarlo es dar vuelta una página y comenzar otra donde todos los momentos que tuve con él sean un muy lindo recuerdo. Tendría que hacer algo muy difícil, tendría que mirar una foto suya, en este caso mirar un recuerdo, recordar todos los momentos juntos, hasta llegar al último momento que tuve con él y luego decirle todo lo que siento por él.

Cerré los ojos y empecé a recordad todos los momentos juntos una por una: el primer día que lo conocí cuando estaba sentado en mesa de la cafetería, luego en la clase de biología que afortunadamente me senté junto a él, cuando se fue a causa de mi olor y cuando volvió porque no podía soportar estar sin mí, la primera “cita” en Port Ángeles, cuando me dijo que era un vampiro y le dije que no me importaba lo que él era porque lo amaba, nuestro primer beso, cuando me presento a su familia conocí oficialmente a Carlisle, Esme, Emmette, Rosalie, Jasper y Alice, cuando me salvo la vida de James, todas las noches que el paso conmigo que me dormía en su pecho, el día en el que él me dejo y para no quedarme con un último recuerdo feo de él, me acorde de cuando él me decía que me amaba y me quería y de todos nuestros besos de su piel fría como hielo y tan dura como la piedra de lo perfecto que él era.

Busque una imagen perfecta en mis recuerdos para decirle todo lo que sentía y elegí la del baile con su traje. Suspire y le dije:

Edward Cullen: cuando te fuiste de mi vida ,porque dejaste de amarme, si es que alguna vez lo hiciste.

Sufrí tres meses tu partida, pero hoy no quiero decirte que me voy a olvidar de vos

quiero decirte que sos lo mejor que paso en la vida que te amo, como nunca nadie te amó en la vida y nunca me voy a olvidar de vos, no te voy a decir adiós… si no hasta luego.

Porque en algún momento de mi vida cuando verdaderamente me sienta preparada

voy recordar todos los momentos que vivimos juntos. Nunca me voy a olvidar de que voz fuiste real de que me salvaste la vida y te voy a agradecer todos los momentos de felicidad que compartimos juntos. Te amo con todo mi ser espero que seas muy feliz y te prometo que yo también lo voy a hacer. Ahora es momento de que guarde todos los momentos que vivimos juntos en una caja fuerte en mi corazón…

Sentí que lo amaba sentí que él era mío sentí como que él nunca se fue sentí que él estaba conmigo y que me abrasaba reprimí todo eso y lo deje... lo solté… cuando sentí que todos esos sentimientos se iban escuche su voz.

Adiós, se feliz.

Abrí los ojos sentí que las lagrimas caían por mi mejilla, pero no sentí ningún dolor ni si quiera el agujero en mi pecho no sentí nada. Me sentí orgullosa de mi misma y en ese momento me dormí.

Soñé que estaba en un lugar donde hace mucho tiempo que no visitaba estaba en una plaza donde el sol brillaba y hacía calor había un montón de niños jugando divirtiéndose y yo estaba para en medio de la plaza. Había una niña cerca de mí de aproximadamente unos cinco años, con unos ojos color negros, un cabello largo hasta la cintura y un globo en la mano color blanco, en ese momento a la niña el globo se le escapo de las manos y lo intente agarrar para que no llorara como a cualquier niño, pero cuando estaba por agarrarlo la niña me tomo de la mano y me negó con la cabeza con los ojos lagrimosos y una lagrima se le había escapado, miro al globo le sonrío lo saludo con la mano y lo dejo ir.

Cuando me levante sentí un gran dolor de cabeza y bastante mareada pero no iba a dejar que eso me impidiera no pasar un día precioso con Jacob. Hice la rutina de todo los días al levantarme y cuando baje vi una nota de Charlie en la mesa: Bella me fui a buscar a Billy… papá.

Me prepare unas tostadas con café y espere sentada a Charlie mientras desayunaba. El día estaba bien, estaba nublado pero la sensación térmica era agradable. Me empecé a preocupar porque Charlie no venía, agarre el teléfono pero en ese momento sentí que alguien estaciono en frente de casa Me dirigí a la venta y era Charlie con Billy. Abrí la puerta y Charlie ayudo a entrar a Billy.

- Hola papá, hola Billy.

- Buen día Bella- saludó Billy- Jacob te está esperando.

- Hola cielo, será mejor que vallas para La Reservación no hagas esperar a Jacob.

- De acuerdo papá, Adiós a los dos.

Subí al auto lo puse en marcha y me fui lo más rápido que mi coche pudo ir hasta la casa de los Black. Cuando llegue Jake me estaba esperando en la puerta de su casa con las motos. En ese momento me sentí verdaderamente contenta. Me esperaba con una sonrisa grande. Baje del auto y me dio un fuerte abrazo.

- Bella…

- Jake, quiero andar ya en moto- se río.

- Pero con una condición- lo mire perpleja- Tienes que prometerme que hoy no me vas a hacer pasar un día en el hospital.

- Palabra de Boy Scout- nos reímos.

Subimos las motos en la parte trasera de mi coche y nos dirigimos cerca de los acantilados donde íbamos siempre a andar en moto. Durante todo en viaje no hablamos de nada nos manteníamos en silencio como todos los días posteriores a los que nos besábamos. Cuando llegamos vi que estaban los lobos practicando salto de acantilado me dieron muchas ganas de saltar desde ahí como cuando lo quise intentar Jacob no me dejó me pregunte que habría dicho Jacob si le preguntara ahora si lo podíamos hacer. Cuando estacione me quede mirando a los protectores y distinguí a Paúl, Jared y Sam. No pude sacar los ojos de ahí me quede hipnotizada pensando en que hoy podía tirarme de ahí tranquila sabiendo que los lobos estaban allí para cuidarme. Pero esta vez lo haría con la diferencia de que no lo hacía por querer escuchar la voz de Edward si no porque verdaderamente lo quería hacer.

- Bella, no te atrevas ni a pensarlo.

- ¿Qué? – no entendía de lo que me estaba hablando.

- Que no te hagas ilusiones con que hoy te tires del acantilado.

- ¿Por qué?

- Porque hoy vamos a andar en moto.

- De acuerdo, pero no te olvides que me lo prometiste.

- ¿Qué te prometí?

- Que nos tiraríamos por el acantilado.- todavía no me olvidaba de esa promesa.

- Bueno… pero eso fue antes de que decidas tirarte por tu propia cuenta.

- ¿bajamos las motos?- Cambie de tema.

- Querrás decir que baje la moto- se río.

- Es lo mismo.

Caminamos hasta un lugar seguro para andar en moto y luego me subí a la mía.

- ¿Te acuerdas como andar?

- Si me acuerdo.

- Bueno dale te tengo la moto hasta que arranques.

- No, lo quiero hacer yo misma- no quería ayuda quería ver si era capaz de poder hacerlo.

- De acuerdo- me sorprendió que me dejara tan fácilmente.- pero antes ponte esto son algo viejos pero sirven- me dio un casco color azul para que me lo ponga. No me había dado cuenta que los había traído.

Me puse el casco, subí a la moto, logre no caerme y cuando me quise dar cuenta estaba andando sin ayuda de Jacob. Sentía el viento en mi cara aun que me hubiera encantado sentirlo en mi cabello pero por lo menos sentía como el viento golpeaba mi ropa y era agradable, me sentí tan viva tan feliz y en ese momento me di cuenta de que no escuche a Edward. ¿Será verdad que lo pude guardad en una caja fuerte? Me sentí feliz porque por primera vez sentí que me había superado sentí que verdaderamente había logrado superarme a mi misma superar mi subconsciente. Pegue la vuelta y lo hice muy bien pero a la hora de frenar estuve segura de que me vi metida en medio del árbol pero Jacob agarro la moto antes de que terminara en el hospital. Le sonreí y le dije:

- No terminé en el hospital- puso los ojos en blanco.

- Gracias a mí.

- Si, es verdad gracias.- nos reímos

- Lo hiciste bastante bien.-

- Gracias, me siento muy contenta por lo que hice- por haber podido andar casi bien en la moto y superar a la voz de un fantasma.

Estuvimos toda la tarde andando en moto y Jake me enseño a frenar pero no lo logre me dio ánimos diciéndome que a todos nos costaba al principio y que nadie nacía sabiendo andar en moto. No hablamos de nada especifico solo me enseño un poco mas y nos reíamos con algunas bromas que nos hacíamos entre los dos cuando daba la oportunidad. No me había dado cuenta de tarde que se había hecho, me di cuenta cuando empecé a tener frío.

- Creo que es tarde Jacob.

- Si es verdad, hace frío.

- ¿Tienes frío?

- No, pero te veo temblar- me puse colorada, no me había dado cuanta que estaba temblado.

- Ventaja de ser lobo.

- Si. ¿Vamos?

- Vamos.

Jake cargo las motos en mi auto y nos dirijimos a su casa en silencio. Me pregunte si abría hecho algo que lo ofendió y por eso estuvo tan callado el día de hoy. Pero cuando estuve a punto de preguntarle baje del auto y descargo las motos.

- Adiós Bella- me dio un beso en la mejilla.

- Jake…- y se metió adentro con una moto en cada mano.

Me lo quede mirando hasta que desapareció de mi vista y me fui. Cuando estaba llegando a casa vi que Charlie pasaba con Billy por el otro lado de la carretera llevándolo a su casa me tocaron bocina y siguieron charlando.

Llegue a casa y tenía hambre no había almorzado por estar andando en moto me prepare un sándwich y me fui a mi pieza. Me acosté en mi cama y me dormí, contenta porque me sentí verdaderamente orgullosa de mi misma.


Peter le dice a OK! que sus labios están sellados en cuanto a Spoilers de Breaking Dawn


¿Qué pasa cuando estás en medio de la filmación de “Breaking Dawn” y andas paseando por la alfombra roja de los Premios Globos de Oro? Si usted es Peter Facinelli, deje de responder educadamente a nuestras preguntas mientras mantiene sus labios sellados para no revelar spoilers.
Viéndose elegante en un Dolce & Gabbana, el amable actor contó a OK! que están trabajando muy duro en el set de BD en Baton Rouge, Louisiana: “Hay dos guiones y estamos filmando los dos al mismo tiempo, por lo que a veces puede parecer intimidante. Hay momentos en los que hay 70 vampiros pasando a la vez. Lo estamos sobrellevando día a día.
¿En cuanto a los spoilers? Él declara: “¡No puedo! Bueno, Rob estará esta noche y presentará. justo lo vi ayer en el trailer de maquillaje“.
Muy bien, ya que no va a revelar detalles de filmación a corto plazo, está bien que intercambie sus consejos favoritos de belleza no relacionados con chicas. Todos ellos se reducen a dos palabras: Jennie Garth. “Yo amo a mi esposa sin importarme su aspecto. Si ella va maquillada o simplemente sudada por llevar a los niños al colegio, para mí siempre estará impresionante.“Awww.

Fuente: OK!Magazine
Traducción: TodoTwilightSaga

Rob Pattinson, un solitario en la alfombra roja

El actor fue solo a la gala.
Después de que su coestrella y compañera sentimental, Kristen Stewart se negara a
acompañarlo, Robert Pattinson cumplió la cita con los Globo de Oro y acudió solo a la gala.
Un hombre solitario se vio caminar en la alfombra roja donde la mayoría iba acompañado. Sin
embargo, Pattinson logró su cometido, presentó un premio al lado de la actriz Olivia Wilde que
se robó todas las miradas por ser la mejor vestida de la noche.
A falta de su compañera,
Pattinson disfrutó del After Party con sus colegas más cercanos.

reparto original no incluía a Robert Pattinson ni Kristen Stewart

twilight_recast

Twilight es ahora una fiebre mundial y gran parte de ello se debe a el éxito que tuvieron sus adaptaciones en el cine y los actores que interpretan a los personajes. Sin embargo, ni Robert Pattinson ni Kristen Stewart fueron considerados para interpretar a Edward y Bella cuando comenzaron las audiciones.

Ashley Greene, quien interpreta a Alice Cullen, audicionó muchas veces para el papel de Bella Swan, pero los directores le dijeron que sería mucho mejor si interpretara a la hermana de Edward.

Algo parecido pasó con Cam Gigandet, que interpretó a James en Crepúsculo. En un primer momento, los directores lo quisieron para el papel de Emmett Cullen, pero luego de re-leer el libro, Cam pidió interpretar al villano de la saga.

Dos estrellas de tv fueron consideradas para los roles de las hermanas de Edward. Annalyne McCord, quien actúa en ’90210′, fue invitada a participar de la audición, pero ella rechazó la oferta cuando le dijeron que grabarían en Oregon. Por otra parte, la protagonista de ‘Pretty Little Liars’, Lucy Hale, intentó obtener el papel de Alice, pero los directores terminaron por escoger a Ashley Greene.

Completando la familia Cullen, el protagonista de Vampires Suck, Matt Lanter, audicionó para el papel de Edward, pero fue rechazado cuando los productores pensaron que no era lo suficientemente apuesto, aunque terminó interpretándolo de igual manera, en la parodia de la saga. Para finalizar, la autora de los libros, Stephenie Meyer, quiso que Trent Ford interpretara a Jasper, pero él rechazó la oferta poco después de que los productores lo invitaran a la audición.

NetJoven


Se ve a Edwar y Bella semidesnudos disfrutando de su Luna deMiel.

Fuente Amanecer Pelicula



Fuente Amanecer Pelicula



una historia de Tatiana Withlock

4º CAPITULO

Esperanza

Llegue a mi casa y Charlie no había llegado. Cuando entre a mi casa sentí algo que hace mucho tiempo no sentía sentí hambre. Comí lo primero que encontré que fue un paquete de galletitas y me prepare un café, prepare todo en la bandeja y lo subí a mi habitación me senté en la computadora, no estaba segura de lo que iba a hacer. Entonces me acorde que tenía que hacer tarea de biología, busque la información y la copie siendo lo mas prolija posible, mientras tomaba mi café. Cuando estaba cerrando todo porque había terminado sentí que alguien entro por la ventana. Me paralice porque no era la forma habitual a la que entraba Jacob, el siempre golpeaba la ventana, tuve miedo de que sea Edward el que estaba atrás mío observándome. ¿Que le diría? Seguro que él sabía lo que ocurrió el domingo, no savia que cara poner al estar delante de él, ni si quiera sabía que cara tenía en este momento. Sentí que me ahogaba y que mi corazón latía a mil por hora, me di cuenta de que no estaba respirando. La persona que esta atrás mío espero a que yo me calmara como si pudiera oír los latidos de mi corazón. Estaba segura, no tenía ninguna duda era Edward, mi ángel o lo era. Me di vuelta lentamente y en ese momento me hablo.

-Bella

Mis esperanzas se fueron en un segundo me di cuenta de que era Jacob no me di cuenta que era él, no sentí su calor creo que mi cabeza jugo a favor de lo que creía creer. Me sentí re patética porque sentí eso a lo que le tengo tanto miedo sentí esperanzas de que sea él, pensé que me estaba olvidando de él, de que mi corazón y la verdad es que ya hace varios días que no sentía el agujero de mi pecho, parecía que ya no lo tenía pero yo sabía que estaba y en este preciso momento me sentí demasiada decepcionada de mi misma.

- ¿Bella?- dijo Jake. Estaba tan decepcionada que me olvide de contestar-

- Hola Jake- lo dije con una voz totalmente decepcionada.

- ¿Estas Bien?

- Si – mentí y no me creyó- pero me duele un poco la cabeza y me asuste ¿Qué haces acá?

- Vine a visitarte ¿quieres que me vaya?

- No – era verdad tuve miedo de que si se iba llegue a sentir el dolor- es solo que nunca vienes a estas horas y nunca entras por la ventana.

- Es que estaba aburrido y desde que matamos a la chupasangre no hay nada para hacer en casa.

- ¿y qué quieres hacer?- sabía que había venido para algo especifico.

- No se cualquier cosa que estabas haciendo.

- Estaba haciendo la tarea de biología.

- Que divertido- lo dijo con sarcasmo.

- ¿Cómo te fue en el instituto?- fue lo único que me ocurrió.

- Hoy no fui- miro para otro lado como queriendo evitar lo que mis ojos decían.

- ¿Por qué?- seguro que por… cosas de lobos.

- Porque…- vacilo- entre en fase, porque me enoje con Paúl. Ya sabes cómo es nunca fue uno de mis mejores amigos y nos paliamos, entre en fase y no fui al colegio.

- ¿Es peligroso ir al colegio cuando hace unos minutos entras en fase?

- Es solo que después de una pelea entre licántropos después de salir de fase seguimos un poco molestos y es peligroso que por cualquier motivo que alguien nos haga enojar podríamos llegar a entrar en fase delante de un montón de adolescentes.

- Supongo que les va a sorprender un poco eso a los humanos- me reí por lo bajo y él también río.

- No te creas solo un poco, para salir corriendo gritando y llamando a la policía- los dos nos reímos a carcajadas.

Entendí que Jacob solo venía para levantarse un poco el ánimo. No estaba interesada en saber sobre porque se habían paliado entre Jake Y Paúl porque si fuera algo realmente importante él ya me habría contado. A demás Paúl es de cobrarse con facilidad. Charlamos durante horas. Le conté sobre la visita a la playa el sábado y me dijo que casualmente por ahí él este a esa hora y en ese mismo lugar. No parábamos de reinos de las cosas que decíamos bueno en realidad de lo que él contaba. Parecía que se la pasaba realimente bien siendo lobo o por lo menos cuando sus amigos se paliaban, me contó que llegaron a apostar entre ellos para ver quien salía menos lastimado.

- ¿Bella? ¿Con quién estas?

No me había dado cuenta de que Charlie había subido no escuches sus pasos en medio de nuestras carcajadas con Jake. Mira la hora y vi que habían pasado como cuarenta minutos desde que Charlie había llegado a casa. En ese preciso momento espere a que Jake se esconda en el armario como lo hacía Edward. Pero Jacob no lo izo, solo se quedo sentado esperando a que yo conteste sin miedo a que Charlie le diga algo. Abrí la puerta.

- Hola papá, estoy con Jake- lo miro y le dedico un amplía sonrisa.

- Hola Bells. Jake ¿Cómo estás?

- Hola Charlie. Bien ¿vos?

- Cansando pero bien. ¿Hace mucho que viniste?

- Más o menos. Igual ya me estaba por ir – Se levanto y amago para salir por la ventana cuando lo mire con los ojos bien abiertos se dio cuenta de lo que estaba por hacer delante de mi padre, que no está muy a acostumbrado a ver salir gente por la ventana y disimulo cerrándola- Hace frío- me guiño él ojo sin que Charlie se dé cuenta.

- Seguro, ¿no quieres quedarte a comer? – eso era un problema porque un plato de sopa no creo que llene a Jacob.

- No, gracias. Billy debe estar preocupado.

- ¿Te llevo a tu casa?- lo dije con un tono de complicidad que solo él entendía, en esta habitación, claro como un hombre lobo iba a necesitar que alguien lo lleve en auto.

- Es buena idea, afuera hace frío- se río entre dientes.

- Ahora vengo papá, no tardaré.

- Adiós, Jake. Bella tárdate lo que necesites.

Bajamos la escalera. Agarre la campera y busque las llaves. Subimos al auto y cuando nos estábamos yendo Charlie grito saluda a Billy de mi parte. Viajamos en silencio. La verdad era que hacía frío aunque dudaba demasiado que Jake se dé cuenta. Cuando llegamos a su casa bajo del auto y me parecía que había una reunión del concejo en su casa así que no baje del auto.

- Bueno Jake, me la pase bien esta tarde nos vemos el sábado.

- ¿No bajas?- ¿De verdad quería que yo baje?

- No, tengo que cocinar – le dije y baje la mirada.

- Es una lástima. Bueno adiós nos vemos el sábado.

Maneje en silencio hasta mi casa. Era raro estar sola de noche y en mi auto. Veía pasar los árboles y no escuchaba nada, solo el sonido del motor de mi auto. Me izo acordar a las pesadillas que tenía por la noche, pero lo que me consolaba era que sabía a dónde tenía que ir y con quien me iba a encontrar eso me izo sonreír. Baje del auto y me dirigí a adentro de mi casa. Charlie había ordenado pizza ¿En realidad pensó que me iba a quedar a comer en la casa de Jake? No lo entendía ¿Qué creía Charlie que había entre nosotros dos? Una relación o algo así. O solo estaba feliz porque su hija no tenía horribles pesadillas por las noches y sabía que me estaba recuperando por la partida de mi ex novio. Me acorde de cuento extraña a Alice, en este momento ella hubiera sabido que contestar. Extrañaba pasar todo esos días solas y charlar, ella siempre tenía una respuesta para todo aunque había veces que me daban ganas de matarla, aunque eso sería algo imposible, porque siempre me hacia hacer algo que verdaderamente no quería. Pero la extrañaba mucho. Eso me izo sentir mal no me había dado cuenta que la extrañaba tanto. Era como mi mejor amiga bueno la verdad es que ella es mi mejor amiga o por lo menos lo era. Mi mejor amigo un Licántropo enorme y con un hermoso físico y muy cálido y mi mejor amiga una Vampiro chiquita con la piel perfecta como la porcelana y fría como el hielo – me reí- en las cosas que me metía yo, bueno yo nunca fui una chica normal y mi vida tampoco era una. Charlie estaba en el sillón viendo un partido de futbol, pero no me escucho entrar.

- Hola papá.

- ¿Bella? ¿Qué haces tan temprano en casa?

- Te dije que no iba tardar- si era obvio pensó que me iba a quedar en casa de Jake.

- Si lo sé, pero pensé que te quedarías a comer- levanto una ceja.

- No, estoy muy cansada y mañana tengo instituto- no se me ocurrió nada más original que decir.

- Bueno, si estas cansada es mejor que te vayas a acostar.

- Si es verdad, nos vemos mañana papá.

Subí a mi habitación, busque mi remera con agujeritos y me acosté. Estaba re preparada para que cuando me quede dormida las pesadillas me invadan, ya que hoy ocurrieron mis peores pesadillas sentí las esperanzas, y eso era algo totalmente decepcionante. Pero no estaba decepcionada porque no había sido Edward el que entro por la ventana si no que estaba decepcionada porque pensaba que me estaba olvidando de él. Pero al sentir esta tarde que era Edward Cullen el que entraba por la ventana me izo perder toda la fe que tenía en mí, porque de verdad estaba convencida de que lo estaba logrando, por supuesto que toda esa confianza que ya no tengo porque esta tarde se llevo todo lo que había construido en todos estos días en unos segundos se fue. Ya no podía mas pensar en eso. Cerré los ojos y me entregue a las pesadillas, esperanza a empezar a gritar y que Charlie me despierte. Pasaron unos pocos minutos y empecé a soñar. Estaba otra vez con Edward de la mano pero esta vez en la playa, sentados en el árbol en el que por primera vez hable con Jacob cuando me contó la verdad sobre Edward y la primera vez que me bese con Jacob. Edward estaba vestido tan hermoso con una remera azul que marcaba su pecho, unos vaqueros negros, su pelo totalmente despeinado y sus ojos topacios tan hermosos. No me hablaba solo me miraba y me contemplaba, como si fuera un soldado que se va a la guerra y está tratando de guardar una última imagen de su esposa por si no regresa. Yo tampoco podía decir nada Edward me deslumbraba, lo miraba a sus ojos y sentía que me sumergía, que nadaba en sus ojos color topacio. Me acerque para besarlo y él también se acerco, cerré los ojos y lo bese. Sentí sus labios cálidos como nunca los había sentido, eran suaves y acolchonados no eran duros ni fríos como el hielo, me llamó mucho la atención porque sentía que Edward me besaba con intensidad y sin tener ningún cuidado. Abrí los ojos lo miré y no era Edward si no que era Jacob. Me miro y me sonrío con una sonrisa brillante y radiante, yo también sonreí. En sé momento me desperté y estaba llorando, pero no comprendí porque lo hacía. Fue raro el sueño porque por primera vez lo entendí, comprendí lo que quería decir.

Cuando me desperté lo primero que hice fue ver si Charlie ya se había ido y lo había hecho. Me preparé y me fui al instituto.

El día en el instituto fue tranquilo, no había mucho que decir yo no veía las horas de ver a Jacob y ver su sonrisa contagiosa y reírnos de las cosa que solamente nosotros dos nos entendemos. Como aquella noche que vino a mi casa, era gracioso charlar de algo que solo nosotros dos entendíamos y adelante alguien que no tenía idea que nos causaba tanta gracia. Como lo extrañaba y hoy más que nunca tenía ganas de verlo y de estar con él. A Jacob lo quería un montón y aunque debería estar arrepentida no lo estoy, porque haberlo besado fue lo mejor que hice en estos últimos meses, él era mi remedio y yo sentía que amaba a ese remedio. Me hacía sentir bien sonreír y llegaba justo en el momento que yo más lo necesitaba. Jacob era perfecto. Me acorde que el sábado iba a ir a La Push con mis compañeros de instituto y por casualidad me encontraría con Jacob, no iba a mentir planee todo esto para además de tener que hacer algo el sábado también era para tener una nueva escusa para ver a Jake. Pero después de eso ¿Qué otra cosa podía hacer con él? ¿Estar en La Push o en Port Ángeles? Ir de excursión no era una opción porque no quería acercarme mucho al bosque porque ¿Qué pasaría si me volvía a doler el pecho? Y tampoco era una opción andar en moto porque ¿Qué pasaría si volvía a escuchar su voz? Esa era una pregunta que no tenía interés de conocer la respuesta. Tenía que evitar a toda costa la adrenalina porque no se que podría llegar a pasar si lo volvería a escuchar. Pero había mejorado en muchos aspectos, por ejemplo ya no me sentía ese dolor horrible en el pecho y podía pronunciar el nombre Edward Cullen sin que me doliera o me quebrara la voz y hasta ya no tenía pesadillas con el bosque vacío buscando a Edward. Eso era un gran avance ahora tenía que recuperar lo que me habían quitado en unos pocos segundos la noche pasada, toda esa esperanza y confianza que logre convenciéndome a mi misma de que podía tener una vida en la que no esté Edward porque él se fue, no va volver y se fue para siempre. En ese momento me interrumpió el profesor de literatura preguntándome sobre algún libro que ni si quiera entendí a que autor se refería y lo único que me dijo fue Swan preste atención. Ni si quiera me di cuenta de que estaba en literatura. Estaba demasiado concentrada en mis pensamientos y en las imágenes que se me cruzaban. Entonces decidí hacerle caso al profesor y prestar más atención. Todo el día fue así de aburrido. Mis amigos conversaban del sábado cuando vallamos a La Push y sobre Port Ángeles que iban a ir a ver una película llamada Dulce amor de verano el titulo me provocaba arcadas. Hacía meses que no iba a ver una película romántica. Hasta me resignaba a desaprobar algunos exámenes de literatura con tal de no tener que leer esos libros románticos y empalagosos.

Cuando me dí cuenta estaba en mi casa- Genial pensé- No me acordaba ni cuando había prendido el auto pero estaba en casa – sonreí- Como todos los días de la semana Charlie no estaba y yo no sabía qué hacer. Entre y todo estaba bastante ordenado así que deje las cosas para mañana porque hoy no estaba tan mal. Subí a mi cuarto y estaba haciendo la tarea de cálculo y también estaba esperando a Jacob entre por la ventana pero no lo izo. Cuando termine la tarea abrí la ventana por ahí había venido pero como vio la ventana cerrada se fue, aunque era una conclusión muy tonta porque una ventana cerrada no era algo que detuviera a Jacob y menos a un hombre lobo. Hacía mucho frío ese día pero por lo menos no estaba lloviendo. Busque en mi escritorio algún libro pero no había ninguno, bueno en realidad no había ninguno que me apetezca leerlo. Me acosté en mi cama y cerré los ojos, no me acosté con intención de dormirme no si quiera sabía porque me había acostado, solo lo hice porque no sabía qué hacer. En ese momento empecé a extrañar a Jacob porque en estos momentos de desesperación. Si, esa era la palabra desesperación, porque no se qué hacer y si en estos momentos empiezo a acordarme de él. Podría llegar a tirar abajo todo lo que construí en estas semanas. Lo necesitaba y mucho, necesitaba a Jacob. Pero sabía que hoy no vendría aunque todavía tengo esperanzas de que de que Jacob entre por la ventana. Al terminar de pensar en eso me di cuenta de que solo necesitaba cambian el nombre Jacob por el de Edward para describir lo que también quiero lo necesitaba y mucho, necesitaba a Edward. Pero sabía que hoy no vendría aunque todavía tengo la esperanza de que Edward entre por la ventana. – Suspire- Tenía miedo, el miedo que nunca sentí con Edward hasta este día que ocurrió. Tuve miedo de que Jacob me deje, de que se vaya y que se dé cuenta de que no soy nada comparada con él, porque esa era la realidad, él era un licántropo y yo una simple y frágil, no valía la pena hacerle prometer que él no me dejaría porque Edward me prometió lo mismo y sin embargo lo izo, me dejo. ¿Será verdad que todos los hombres son iguales? Bueno ese pensamiento era algo que yo no compartía, pero siento que la historia se vuelve a repetir. Pero era algo tonto como podía pensar que Jacob y Edward eran iguales, el hielo y el fuego, mi propio sol y me estatua perfecta de porcelana, o era mi estatua perfecta de porcelana. Pero seguía con miedo, porque ya me dejaron una vez y si lo hicieron una vez, también lo podrían hacer dos veces. Yo tenía que estar lista por si algún día Jacob se va. Sería lo mejor no tenerlo que ver tan seguido por mucho que yo quiera porque si algunas vez se va no me va a doler tanto y nunca más tendía que sentir el agujero en mi pecho, entonces estaba bien que lo vea solo los fines de semanas. Era una realidad que no degustaba para nada pero esa era la realidad y lo tenía que aceptar. En ese momento cerré fuerte los ojos y me deje ganar por las ganas de irme al mundo de los sueños sin importar de que entre en una pesadilla, quería alejarme de el mundo real, bueno para mí era real mimando con licántropos, vampiros y humanos, para cualquier humano ese sería un mundo de fantasía pero yo era la acepción.

Cuando me desperté ya era la mañana, mi pequeña siesta duro toda una tarde y una noche. Lo primero que me fui a ver era si estaba Charlie pero él no estaba. Baje preocupada porque ayer no le di de cenar y él tampoco me despertó, vi la caja vacía de pizza y dos botellas de cerveza, seguramente habría venido Billy, seguro que no me extraño tanto. Hice la rutina de todos los días y de todas las semanas: me cambie, me peine, me lave los dientes y me fui al instituto otra vez sin desayunar. En el instituto no era nada interesante no había nada divertido, ni nada emocionante, todo los días eran iguales y nada me sorprendía. Había nuevos rumores de parejas eso ya no me interesaba y era sumamente aburrido el tiempo que tenía de sobra entre semana ya que no iba a trabajar porque no iba mucha gente a comprar por los lobos que andaban en la zona. Los exámenes ya no eran un reto para mí, todo era tan rutinario que las semanas eran tan aburridas. Él único que hacía la diferencia los días de semana era Jacob, él sí que me alegraba el día, pero de ahora en adelante solo lo vería los días de semana, por eso no veía las horas de que sea el fin de semana para poder estar con él. Era tan deprimente cuando terminaba de hacer todas las cosas en mi casa y no saber qué hacer hasta que llegue Charlie y por lo menos tener alguien con quien hablar, no quería llegar al punto de tener que quedarme mirando el reloj esperando a que los minutos y las horas pasen, no quería llegar a ese punto. Tenía que encontrar algo más que hacer pero no se me ocurría nunca nada. Empecé a acordarme de lo que me dijo Charlie de irme a vivir con René, pero no podía hacer eso porque estaría dejando a Jacob, estaría haciendo lo mismo que me izo Edward y a lo que tengo miedo que me pasé. No puedo dejar a Jake. Ya no sabía qué hacer ni sabía que pensar para no llegar al punto de desesperación. Claro que todo eso cambio cuando llego él sábado.

Otras sagas

Otras sagas
VAMPIROS SUREÑOS de CHARLAINE HARRIS

VAMPIRE DIARIES de L.J.SMITH

Visitantes recientes


ESPERO QUE DISFRUTEN DE ESTE RINCON ...Y GRACIAS POR VISITARME

Vuelve cuando quieras Male ...

Vuelve cuando quieras Male ...

La inspiracion

La inspiracion
EDWARD CULLEN

Cuanto falta !!

Image and video hosting by TinyPic

Dejame tu opinion.

Visita estos blogs

Mi segunda casa...

Todo sobre Papa Cullen

FacinelliLatino

LAS ULTIMAS NOTICIAS

Robert...

Robert...
Bel Ami

new moon

new moon

ECLIPSE

ECLIPSE
FANTASTICA

Nuestras queridas visitas

Seguidores

Los culpables de esta locura.

Los culpables de esta locura.

Crepusculo

Crepusculo

La familia cullen

La familia cullen
Una imagen que encontre en un blog y me encanto.

En el baile

En el baile
Quien puede resistirse

Esta soy yo

CREPUSCULO

CREPUSCULO
EDWARD CULLEN

Nuestra pasión

Nuestra pasión

Esta es nuestra idea

Si eres 100% Crepusculera, tenemos mucho en comun.


Carlisle

Carlisle

Asi deberia esperarnos en casa

Asi deberia esperarnos en casa

Los mas bellos

Los mas bellos
poemas de amor